Tag: beneficios Digitalización

Así están usando la geolocalización otros países para luchar contra el coronavirus

La geolocalización, la privacidad y el Big Data están ahora mismo en el centro del debate. Ya lo estaban antes, pero con el estallido de una crisis tan inesperada como contundente se ha vuelto a poner de manifiesto su relevancia para combatir cosas tan graves como una pandemia mundial.

Tenemos clara la utilidad de los datos geolocalizados para conocer, por ejemplo, los movimientos de la gente, y prevenir así posibles contagios por coronavirus, pero ¿respeta ese uso la privacidad de los ciudadanos? ¿puede ser compatible la defensa de las libertades individuales con la protección del bien común?

Ante un escenario de riesgo que afecta al planeta entero, las respuestas han sido diferentes. ¿Cómo han afrontado los distintos gobiernos e instituciones el uso de los datos para combatir la pandemia? Repasamos algunas de las estrategias utilizadas por los más relevantes.

Singapur

Gracias a su experiencia con el SARS en 2003, Singapur fue uno de los países que antes reaccionó ante la Covid-19 y el primero en lanzar un rastreador basado en la tecnología Bluetooth -el 20 de marzo- que detecta como un radar la información de los otros móviles a su alrededor para saber si hay alguien con el covid-19. Esa información está, a priori, encriptada, protegiendo la privacidad del usuario y sin guardar la localización. La única información que se mantiene es el número de teléfono de cada usuario.

Singapur

La aplicación, llamada TraceTogether, intercambia códigos identificatorios entre usuarios que estén en un radio de 2 metros de forma automática y encriptada a través del Bluetooth que tienen la mayoría de los teléfonos móviles.

Si un usuario contrae la neumonía Covid-19, causada por el coronavirus SARS-CoV-2, puede compartir su información con las autoridades y el sistema avisará a las personas que estuvieron en contacto con él o ella para romper las cadenas de contagios.

Corea del Sur

Tan aplaudido como difícil de exportar en Europa, el modelo surcoreano ha ayudado a Seúl a localizar y poner en cuarentena a todas las personas con potencial de estar contagiadas. Corea del Sur estaba más preparada para esta crisis sanitaria porque ya fue golpeada por otras como la del MERS. En 2015 y 2018 se cambió la ley de privacidad para ponerla bajo las necesidades del gobierno en momentos de emergencia. Así, el ejecutivo ha tenido ahora acceso a los datos de sus ciudadanos sin necesidad de tener su consentimiento.

El modelo se basa en preguntar a los contagiados cuáles han sido sus últimos contactos. De no querer revelarlo, se han agilizado los procesos burocráticos con la policía y las operadoras telefónicas para que el ministerio de Sanidad pueda acceder a su GPS móvil y al historial de sus tarjetas de crédito. También se sirven de las grabaciones de cámaras de vigilancia. Cuando se corrobora un caso de contagio se publica en una web del Gobierno y se manda un mensaje al móvil de la gente que vive cerca con la información detallada de los lugares por donde pasó el caso confirmado.

El Gobierno es el encargado de obtener los datos de las operadoras y publicarlos para que empresas privadas creen ‘apps’ en las que se identifican focos de contagio y se mapean los casos. Aunque los datos son anónimos, la publicación de su rutina de movimientos expone abiertamente la esfera privada de sus ciudadanos.

China

Tras detectar su primer foco de contagio, las autoridades chinas impulsaron un primer sistema de control en la ciudad de Hangzhou con la ayuda del gigante del comercio electrónico Alibaba que se ha ido desplegando por todo el país. Con esa ‘app’, a los ciudadanos se les asigna un color —verde, amarillo o rojo— que determina su estado de salud. Aunque se desconoce exactamente cómo funciona, este software móvil conecta datos personales como el nombre o la geolocalización de los usuarios con la policía, que vigila que se cumplan las normas.

Geolocalizacion

Italia

Varias empresas italianas han desarrollado un proyecto para reconstruir los movimientos de las personas afectadas por coronavirus que espera la aprobación del Gobierno. Como el modelo de Singapur, esa ‘app’ serviría para alertar a las personas que han estado en contacto con un caso positivo en los días anteriores para indicarles que se pongan en cuarentena. Además, el usuario podría registrar sus síntomas para tener un diagnóstico. La región de Lombardía ya impulsó un proyecto de rastreo anónimo de movimientos para saber si se cumplía con el confinamiento.

Así, se pretenden evitar nuevos rebrotes tras el cese del estado de alarma. Este análisis selectivo de datos y el uso de la geolocalización se haría de manera anónima, sin ánimo de lucro y los datos no se harían públicos. Sólo Protección Civil y la investigación científica tendría acceso a esos datos.

Reino Unido

El Reino Unido, está siendo hasta la fecha uno de los países más transparentes en cuanto a la compilación, justificación y usos presentes y futuros de datos de ciudadanos para hacer frente al COVID-19.

«Cuando la pandemia amaine y el brote sea contenido, cerraremos la base de datos para COVID-19», promete la página web oficial del Servicio Nacional de Salud (NHS), en el que las autoridades sanitarias se comprometen a «destruir» los datos o retornarlos a sus poseedores originales.

El NHS también se compromete a que toda la información que centralice durante esta crisis -en su mayoría proveniente de las bases de datos ya en disposición de la sanidad pública- será devuelta al anonimato (es decir, los sujetos no podrán volver a ser identificados), permanecerá en todo momento bajo control exclusivo del NHS y se usará únicamente para luchar contra el COVID-19.

Alemania

En un país especialmente receloso de la vigilancia como Alemania, la actual situación de emergencia ante la pandemia ha logrado un amplio consenso político para impulsar una ‘app’ que monitoree los casos de infección sin invadir la privacidad ciudadana. Aunque no se conocen muchos detalles, el proyecto alemán estudia utilizar el bluetooth para la detección de casos —como en Singapur—, el uso de datos anónimos y descarta la geolocalización.

Además, el centro nacional de salud pública del país puso en marcha un experimento inédito de recolección de datos para lanzar una ‘app’ que permita monitorizar datos como el pulso o los patrones de sueño de los ciudadanos que acepten participar en el estudio para detectar casos de contagio. El Gobierno ha pedido abrir un debate sobre el uso de tecnología una vez terminado el confinamiento y los expertos señalan que se pueden utilizar los datos para frenar la pandemia siendo a la vez respetuoso con la privacidad.

Berlin geolocalizacion

Estados Unidos

El debate acerca de la privacidad de los datos también ha cobrado mucha intensidad a través de una propuesta se hace cada vez más hueco entre los epidemiólogos y profesionales de la medicina y la tecnología en EE. UU.: aprovechar el big data ya existente de gigantes como Apple y Google.

De hecho, Google ya ha empezado a publicar «informes de movilidad» que muestran datos agregados y anonimizados a nivel de país o región sobre la presencia de personas en espacios geográficos, que revelan, por ejemplo, que en España la afluencia a bares cayó un 92% en las primeras semanas del confinamiento.

Estos datos, sin embargo, son extremadamente genéricos y no rastrean a personas de forma individualizada ni incluyen información médica, por lo que distan mucho de, por ejemplo, lo que se está haciendo en China o en otros países asiáticos como Corea del Sur.

Los defensores de la propuesta sostienen, sin embargo, que es una alternativa mejor a que el Gobierno tenga que crear una nueva infraestructura de vigilancia paralela a la de las empresas, ya que la experiencia de Apple y Google para proteger la privacidad de sus usuarios es precisamente la mejor garantía de que no se cometerán abusos.

UE

Por su parte, la UE ha desarrollado una guía práctica para el desarrollo de aplicaciones móviles dirigidas a combatir el contagio del COVID-19.

Las autoridades de salud pública deben evaluar la efectividad de estas aplicaciones e informar antes del 31 de mayo de 2020 a la Comisión, que evaluará el progreso y publicará informes periódicos a partir de junio de 2020 y durante toda la crisis. Una vez que ya no sea necesario, se harán recomendaciones para eliminar estas medidas.

Unión Europea

Debate a largo plazo

Más allá de las medidas que cada país ha desarrollado para afrontar específicamente esta crisis, se hace más necesario que nunca un debate a largo plazo sobre las ventajas e inconvenientes del uso de la geolocalización.

Cuatro son los principios fundamentales que todo gobierno debe respetar para que el uso de tecnologías como el Big Data o la Inteligencia Artificial sean de común provecho para toda la sociedad

  • Transparencia: qué datos se están compilando y cómo se están compilando
  • Circunscripción de todas las medidas a un marco regulatorio claro
  • Demostración clara de qué no existen alternativas menos invasivas para la privacidad
  • Garantía de que habrá un sistema de control independiente

Nadie duda (a través de ejemplos como Corea del Sur o Singapur) que la tecnología, cumpliendo con estos cuatro principios señalados, será un claro aliado en esa protección colectiva. Establecer los límites de manera conjunta, en aras de una protección necesaria, es el camino que se deberá atender a partir de ahora.

 

Tecnología real frente al cambio climático: cómo salvar el planeta

Hoy arranca en Madrid la conocida como Cumbre del Clima, una conferencia anual en la que participan 200 países con el objetivo de luchar contra el cambio climático.

La cita es del 2 al 13 de diciembre y ocupará hasta 7 pabellones de IFEMA. Más de 113.000 metros cuadrados divididos en una Zona Azul, más institucional y administrada por Naciones Unidas, y otra Verde, destinada a la participación de la sociedad civil. En ella participarán más de 25.000 personas.

Durante la cumbre, a la que acudirán jefes de gobierno, ministros, ong’s, científicos, empresarios y también la activista Greta Thunberg, se hablará de todas las alternativas para limitar el calentamiento global. Cientos de propuestas se pondrán sobre la mesa para abordar un asunto que preocupa al planeta entero pero… ¿qué están haciendo ya las empresas tecnológicas al respecto?

Cambio climático

Vaya por delante un dato muy importante: el paso del 4G al 5G reducirá el consumo de energía por bit en un 60%, lo que supone un avance importantísimo en términos de ahorro energético. Ahora bien, ¿que más hacen las empresas tecnológicas para proteger el medio ambiente? Os contamos algunos de los casos más interesantes.

1. El Ayuntamiento de Gandía (Valencia) ha desarrollado un proyecto para convertirse en la primera ciudad europea que gestionará el suministro de agua por Internet.

Gracias a la tecnología NB-IoT, que permite conectar contadores en zonas sin cobertura, la ciudad se convertirá en una smart city capaz de monitorizar, controlar y gestionar el consumo de agua a través de la red. Ello permitirá al municipio ser más competitivo, además de más ético, sostenible y eficiente en la gestión de recursos como el agua.

En definitiva, este sistema permite reducir el volumen de agua consumido y permite un menor consumo de energía, prioridades recogidas en los puntos 6,7 y 11 de los ODS.

2. Gracias al el chipset ReefShark, un procesador que combina su adaptabilidad a los estándares 5G, se puede reducir el consumo de energía de las estaciones base hasta en un 64%. Esta tecnología desarrollada por Nokia también ha desarrollado un sistema de refrigeración líquida que puede reducir las emisiones de CO2 de una estación base hasta en un 80%.

Además, desde la compañía finlandesa señalan los beneficios derivados de la digitalización. La incorporación de sensores en las cosechas permitirá a los agricultores mejorar la calidad de la tierra, lo que incrementará el rendimiento de los cultivos y reducirá los desechos. Y las flotas de aviones teledirigidos conectados a 5G con tecnología de visión computarizada podrán monitorizar las condiciones ambientales de los océanos, identificando la contaminación y los desechos plásticos o localizando fugas de petróleo.

Según sus cálculos, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), incluida la conectividad, podrían permitir una reducción del 20% de las emisiones mundiales de CO2 para 2030.

DigitalES cumbre del clima

3. En realidad, la tecnología ofrece muchas formas de reducir el consumo de energía. Una de ellas es a través del uso de Data Centers. Los centros de datos están empezando a emplear la inteligencia artificial para identificar nuevas eficiencias energéticas. El software de monitorización de la infraestructura del data center (DCIM), IBX SmartView, permite a los clientes monitorizar las condiciones energéticas, mecánicas y ambientales que pueden ayudarles a tomar mejores decisiones para mejorar su eficiencia energética.

En el data center  de Ámsterdam, Equinix reutiliza la energía calorífica generada para proveer de calefacción a edificios universitarios colindantes y en uno de los de Londres, mediante refrigeración por evaporación indirecta, intercambiadores de calor y unidades de recogida de agua de lluvia se cubre de forma sostenible el 85% de las necesidades de refrigeración.

4. Otra tecnología muy útil para luchar contra el cambio climático es la impresión en 3D. Con su uso, no solo se reduce el consumo de enrgía, sino que se fomenta la cultura del reciclaje y se reducen enormemente las emisiones por transporte de mercancías.

HP ha conseguido ahorros muy significativos gracias a esta tecnología. Al utilizarla para fabricar piezas para sus impresoras HP Latex, ha reemplazado una pieza de aluminio con una pieza de nylon fabricada en 3D, obteniendo una reducción de costes del 50%, una disminución del peso del 93% y una reducción del 95% en las emisiones de la huella de carbono.

5. Big Data es otra de las tecnologías llamadas a cambiar la industria y como tal jugará un elemento clave en la regulación del medio ambiente. Un ejemplo de ello es el acuerdo suscrito entre  por Telefónica y la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) para el uso de Big Data a la hora de favorecer el desarrollo de las poblaciones rurales de Latinoamérica.

“Ganadería climáticamente inteligente” es un proyecto dirigido a proporcionar información y formación a pequeños y medianos ganaderos de Ecuador sobre la manera de mejorar la producción de su ganado, a la vez que minimizar el impacto de las emisiones de gases de efecto invernadero de sus explotaciones. Para ello, se están empleando modelos matemáticos y analítica avanzada que permita generar información relevante e individualizada a cada finca ganadera.

Para dar a conocer estas y más acciones, DigitalES participará en la Cumbre del Clima con un espacio propio en la Zona Verde. Además,  El próximo día 11, a las 19:15h, bajo el título ‘How technology saves the planet?’ presentará diferentes proyectos tecnológicos punteros que intervienen y actúan por la sostenibilidad medioambiental y frente al cambio climático. La exhibición contará con empresas líderes en tecnología e innovación que explicarán cómo sus proyectos ayudan a actuar contra el deterioro del medio ambiente.

Digitales COP 25

 

Todo lo que la tecnología puede hacer por los ODS

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son el programa más ambicioso de la historia de la humanidad. Son 17 metas para cambiar el mundo, suscritas por 193 países, hace ahora 4 años. El horizonte para ello es el año 2030 y España se comprometió a que, en el año 2020, el 100% de la población estuviese al tanto de qué significan estos cambios y estén sensibilizados ante las transformaciones que comportan.

Aunque a menudo se asocian con la defensa del medio ambiente y el cambio climático, los 17 ODS van más allá, y se resumen principalmente en tres grandes objetivos: erradicar la extrema pobreza, combatir la desigualdad, y solucionar el cambio climático.

Y cómo no podía ser de otra manera, la digitalización juega un papel clave para la consecución de estos objetivos. Si la Transformación Digital es la palanca que mueve la economía y la sociedad del siglo XXI, también lo es a la hora de afrontar cualquier reto, máxime uno con tanto consenso como los 17 ODS.

ODS flora y fauna acuaticas

Cambiar el mundo a mejor es una prioridad para todo el sector tecnológico y así lo revelan informes como el elaborado por la International Telecommunication Union (ITU), la agencia de las Naciones Unidas especializada en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Pero, ¿en qué pueden ayudar concretamente las tecnologías a construir un mundo menos pobre, menos injusto y más amigable con la naturaleza? Repasemos uno por uno los 17 objetivos para conocer qué puede hacer la digitalización por los ODS.

Gracias a los servicios financieros digitales, muchas personas están participando por primera vez en la economía digital. El acceso a los servicios financieros ha demostrado ser un paso fundamental para ayudar a las personas a salir de la pobreza.

Lucha contra el hambreLa digitalización ayuda a los agricultores a mejorar el rendimiento de los cultivos y la productividad empresarial a través de un mejor acceso a la información del mercado, previsiones meteorológicas, programas de formación y otros contenidos en línea adaptados a sus necesidades.

Los pacientes pueden contactarse con servicios de atención médica independientemente de su proximidad al centro asistencial.

Los trabajadores sanitarios pueden aprender y prepararse para brotes de enfermedades, identificar síntomas del paciente, seguir los protocolos de tratamiento establecidos, realizar diagnósticos remotos o acceder a la asistencia de expertos

Y el Big Data puede analizar tendencias y hacer proyecciones sobre brotes de enfermedades, uso del servicio sanitario, de los conocimientos y actitudes y prácticas de los pacientes.

Los dispositivos móviles permiten a los estudiantes acceder a los recursos de aprendizaje en cualquier lugar y momento. Los profesores los utilizan para formación y tutoría interactiva. De hecho, el aprendizaje móvil tiene la capacidad de ayudar a romper barreras económicas, diferencias entre las zonas rurales y urbanas y la desigualdad de género.

Las TIC pueden ofrecer grandes oportunidades para la igualdad de género permitiendo a todos tener acceso a los mismos recursos y oportunidades online. Proporcionan nuevas oportunidades para el empoderamiento económico de las mujeres creando oportunidades empresariales y laborales para mujeres como propietarias y gestoras de proyectos, así como trabajadoras.

Agua potable

La tecnología es especialmente relevante para una gestión inteligente del agua, facilitando la medida y el control del suministro, así como las intervenciones necesarias, y permitiendo a los profesionales del ámbito local garantizar una extensión equitativa y sostenible del agua y los servicios de saneamiento e higiene.

Energías renovables

La tecnología y la eficiencia energética se pueden conectar de dos maneras: «ecologizando las TIC» y «ecologizando a través de TIC». En el primer caso, las TIC se están transformando y desarrollando para ser más respetuosas con el medio. En el segundo caso, las soluciones habilitadas por TIC (por ejemplo, redes inteligentes, edificios inteligentes, logística inteligente y procesos industriales) contribuyen a transformar el mundo hacia un futuro más sostenible.

Empleo digno

Se debe priorizar el desarrollo de capacidades digitales en las estrategias de empleo juvenil y de emprendimiento de todos los países. No es simplemente que la mayoría de puestos de trabajo y negocios las requieren, sino que la digitalización está transformando la manera de hacer negocios en todas partes y creando nuevas oportunidades de trabajo.

La tecnología 5G dará soluciones escalables a todos los ODS. El acceso universal y asequible a internet debe ser el eje vertebrador de la economía del siglo XXI.

Desigualdad

La digitalización permite que los segmentos de la sociedad más vulnerables, incluidos los que viven con discapacidad, puedan acceder a la información y el conocimiento.

ciudades inteligentes

La Transformación Digital es esencial a la hora de ofrecer enfoques innovadores para gestionar las ciudades con más eficacia, a través de edificios inteligentes, una gestión inteligente del agua, sistemas de transporte inteligente y nuevas maneras de gestionar el consumo energético y los residuos.

El consumo responsable pasa por aumentar la des-materialización y la virtualización. La computación en la nube, las redes inteligentes, los contadores inteligentes y el consumo reducido de energía de las TIC tienen un impacto positivo en reducir nuestro consumo.

Cambio climático

La vigilancia por satélite tiene un papel fundamental en el seguimiento de la tierra, aportando información climática y meteorológica, previsión y sistemas de alerta temprana.

Esta tecnología ayuda a mitigar los efectos del cambio climático mediante sistemas de predicción y alerta rápida.

El seguimiento basado en satélite proporciona datos puntuales y precisos a nivel global, mientras que los sensores locales ofrecen actualizaciones puntuales en tiempo real. El Big Data nos permite analizar las tendencias a corto y largo plazo en términos de biodiversidad, contaminación, patrones meteorológicos, evolución de los ecosistemas y planificar actividades de mitigación.

Flora y fauna

La digitalización ayuda aquí de forme muy parecida a del ODS 14. Seguimiento por satélite y Big Data son indispensables para avanzar en la mejor conservación del ecosistema terrestre.

paz digital

La tecnología juega un papel determinante en la gestión de crisis, la ayuda humanitaria y la consolidación de la paz. La creciente utilización de datos abiertos (Open data) por parte de los gobiernos aumenta la transparencia, capacita a los ciudadanos y ayuda a impulsar el crecimiento económico. Las TIC también son esenciales en términos de mantenimiento de registros y de seguimiento de datos del gobierno y demografía local.

Cuando se producen desastres naturales o provocados por el hombre, las tecnologías son cruciales en la obtención, comunicación y transmisión de información precisa y oportuna, que permite reaccionar con una respuesta adecuada.

Por todo lo expuesto anteriormente, las TIC son cruciales para alcanzar todos los ODS, ya que son catalizadores que aceleran los tres pilares del desarrollo sostenible: el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental.

 

Ignacio de la Torre: “la tecnología traerá mejores sueldos, más salud y menos horas de trabajo”

Aunque tiene 4 licenciaturas, Ignacio de la Torre es medievalista. Como tal se definió en la charla sobre Disrupción Tecnológica organizada por la asociación Digitales, con la que el historiador abrió la temporada 2018 de ’Las mañanas del Mañana’, el formato-debate donde distintos humanistas analizan los cambios que la Transformación Digital aporta a la sociedad de nuestros días.

¿Y qué puede aportar un experto en historia medieval a una audiencia compuesta principalmente por ingenieros y expertos en tecnología? Fue la primera pregunta que se hizo el ponente y tuvo rápida respuesta, pues su disgresión captó rápidamente la atención de todos los asistentes al evento. Y es que, en su opinión, la mejor forma de perder el miedo es estudiar historia.

“La tecnología genera miedo, sobre todo a perder el puesto de trabajo. Así pasó también a principios del s.XX cuando se introdujo el primer robot, el tractor. El tractor generó un miedo enorme, pero a la vez impulsó la escolarización masiva, ya que los niños no tenían que trabajar en el campo y podían ir a la escuela. Ello generó mejores empleos y un gran cambio en la sociedad. Entonces más del 40% de la población de EE.UU. trabajaba en el campo, y ahora solo lo hace un 3%”, explicó.

De la Torre planteó una visión optimista de la revolución tecnológica, aunque sin obviar los problemas que está producirá. “El reto es crear trabajos a la misma velocidad que se destruyen”, algo complicado que ya se planteó Keynes en al año 1931, precisamente en una conferencia en Madrid. 

“El mayor problema está en el corto y medio plazo, y especialmente en las personas con menor nivel de estudios o cualificación, ya que los trabajos creativos difícilmente son reemplazados por máquinas”. En esta línea, apuntó que “si más de dos terceras partes de un trabajo son automatizables, ese trabajo va a desaparecer”.

No obstante, recordó el caso de los cajeros automáticos, que pese a generar un gran desasosiego en el sector, no han acabado con los empleados de banca, sino que ha reconvertido sus tareas. Y el comercio electrónico, añadió, ha creado más puestos de trabajo desde 2007 de los que ha perdido la distribución tradicional.

El Economista Jefe de Arcano repasó también cinco de las principales tecnologías disruptivas del momento y el modo en el que éstas pueden afectar a la sociedad y al mercado de trabajo: Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Vehículos Autónomos, Blockchain e Impresión 3D. En este punto, destacó que su popularización puede afectar incluso al modelo geopolítico, ya que las grandes empresas pueden volver a fabricar en el primer mundo. “Es el caso –contó- de Adidas, que ya está imprimiendo zapatillas en 3D en fábricas de Alemania y EE.UU. en lugar de confeccionarlas en países emergentes”.

Sin embargo, aclaró que los grandes cambios que impondrán estas tecnologías están aún por llegar. Uno de los aspectos a desarrollar será la llamada inteligencia artificial “ancha”, que permitirá, por ejemplo, que los vehículos autónomos sean una realidad adoptada por más de un 75% de la población, como sí lo son hoy los smartphones o Internet. 

Según el historiador, todos estos cambios traerán consigo grandes beneficios. Se trabajará menos horas al aumentar la productividad, tendremos mejores sueldos, ocupaciones más divertidas o creativas y se vivirán muchos más años. “La pobreza global se ha reducido más en los últimos 50 años que en los 500 anteriores”, destacó.

“El riesgo está en las personas con pocos estudios, y en especial para aquellos que pierdan su empleo en torno a los 50 y lleven 35 años sin estudiar. Por eso hay que apostar por una formación continua, máxime cuando las perspectivas de una vida más larga harán que la jubilación no llegue hasta los 70 o más adelante”, concluyó.