Ante el cambio de Gobierno 


 

1.     
Regulación de servicios digitales: mismos
servicios mismas reglas

El gobierno anterior
anunció un impuesto para gravar a las empresas tecnológicas después de que la
UE planteara un impuesto del 3 % sobre la facturación por ciertos servicios
digitales de las empresas que facturen más de 750 millones de euros en todo el
mundo y más de 50 millones en la UE. Habrá que ver si el gobierno de Sánchez
mantiene o no esta intención, y en cualquier caso cómo pretende abordar la propuesta de la UE, precedente del que España
no debería separarse a la hora de plantear una fiscalidad justa que no grave a
las empresas que ya están pagando impuestos en España.

 

3.     
Educación, mercado laboral y empleo de futuro

La transformación digital
y la aceleración de nuevas tecnologías está dejando espacios de formación que
la universidad no llega a cubrir con la suficiente rapidez. Las empresas
tecnológicas no encuentran los perfiles adecuados para cubrir sus ofertas de
empleo. Existe ya una brecha entre la oferta y la demanda de profesionales
especializados en tecnologías de explotación y análisis de datos,
ciberseguridad, IA, etc.

El nuevo gobierno deberá gestionar esta etapa de
transición tecnológica para no dejar a nadie atrás y abordar iniciativas de
formación y reconversión de aquellos trabajadores cuyos puestos puedan ser
reemplazados por tecnologías emergentes, además de abordar las competencias
digitales necesarias en el ámbito global de la educación.

 

5.

Descargar nota de prensa