Madrid, 8 septiembre 2020 – El presidente de DigitalES, Eduardo Serra, ha afirmado hoy, durante la apertura del DigitalES Summit 2020 que es necesario un marco normativo e institucional justo y estable que promueva, de un lado, la inversión y la innovación, que permita a las empresas españolas competir y crear riqueza y empleo, con un nivel de presión fiscal adecuado y que, de otro, favorezca el impulso de la digitalización como palanca del progreso económico-social.

El sector tecnológico se vuelve a reunir, desde hoy y durante tres días, en la cumbre organizada por la Asociación Española para la Digitalización y patronal del sector, DigitalES, donde se darán cita las principales empresas, líderes de la transformación digital e instituciones para abordar los paradigmas de la digitalización.

Serra ha fijado tres ejes para la recuperación tras la pandemia de la COVID-19: actuar pensando en el largo plazo, fomentar y trabajar la colaboración público-privada y dotar de confianza a las empresas, para que puedan seguir invirtiendo en nuestro país.

Ha mostrado el apoyo del sector al Gobierno en lo que sirva para avanzar en el objetivo compartido que es impulsar la transformación digital de ciudadanos, empresas y administración pública, contribuyendo así al crecimiento económico y social.

Le ha pedido además que se acometan los necesarios cambios en materia fiscal, que atraigan la inversión, se mejore la seguridad jurídica y se trabaje en un marco de certidumbre, fundamental para las empresas, se articulen ayudas para acompañar a las pymes en sus procesos de digitalización, exista una mayor flexibilidad, y que se garantice la certidumbre regulatoria, además de lograr una formación acorde con lo que demanda el mercado laboral.

Tras la apertura y la intervención del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida ha llegado el turno de la primera de las conversaciones del Summit, entre el presidente de Telefónica España, Emilio Gayo, y Alejandro Beltrán, presidente de España y Portugal de McKinsey.

Beltrán ha comenzado la charla con un dato: la digitalización puede contribuir entre el 1,5 y el 2,5% en el PIB del país al año y Gayo con una frase: el futuro es digital y este proceso de digitalización va a acelerarse.

Sobre los aspectos negativos que en ocasiones se ligan a la digitalización, como la destrucción de empleo que podría suponer la robotización y automatización de procesos, ambos han coincidido en rechazarlos.

Gayo ha remarcado que la digitalización trae nuevas necesidades de trabajos, con un “resultado neto de creación de empleo”. Se estima, ha dicho, que en los próximos diez años va a haber un incremento de más de 650.000 empleos derivados de la digitalización.

Sobre las pymes y su transformación digital, una “asignatura pendiente”, según Beltrán, Gayo ha indicado que la digitalización puede incrementar su productividad entre un 15 y un 25%.

A su juicio, hay que ofrecer soluciones “más sencillas” para las pymes españolas, ayudarlas con mucha formación y asesoría y con programas para ayudar a entrar “en el mundo digital” a nuestra base empresarial.

Por último, Beltrán ha interpelado a Gayo sobre su visión del sector de las telecomunicaciones como factor multiplicador y habilitador del desarrollo económico del país. El directivo de Telefónica ha asegurado que las telecomunicaciones son un habilitador de generación de valor de otros sectores y ha ofrecido un dato: por cada euro que van a invertir en 5G en otros sectores se van a producir tres euros. “Telco es una parte de la solución para el desarrollo económico de este país”, ha apostillado.

Celaá: “estamos situando la digitalización en el núcleo del sistema educativo”

La ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá, se ha unido al lema de este año del Summit “Leading the Change” al afirmar que desde su departamento están “liderando el cambio, situando justamente la digitalización en el núcleo del sistema educativo”.

En una breve intervención, la ministra ha afirmado que la educación digital es uno de los pilares del proyecto de ley que ahora mismo está en tramitación parlamentaria, una ley que impulsa precisamente la adquisición de conocimientos digitales.

Ha asegurado que su departamento trabaja para proporcionar al alumnado más vulnerable los recursos electrónicos que necesita y ha destacado el programa Educa en Digital, desarrollado junto al Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, y los acuerdos de colaboración público-privada con empresas del sector.

Celaá ha agradecido a DigitalES “todo su apoyo durante la pandemia y además todo su apoyo en términos de alfabetización, digitalización del profesorado. La digitalización, sin duda, es una tarea ineludible para la educación y estamos empeñados en que prospere”.

Por su parte, la presidenta de la CNMC, Cani Fernández, ha apuntado que el organismo que dirige es también “un motor de cambio”, al introducir competencia en los mercados de la mano de empresas digitales,  con sus informes sobre el sector y porque en sí misma “lidera el cambio en sus relaciones con los ciudadanos” donde han conseguido una tramitación de expedientes sin ningún tipo de papel.

Desde Bruselas, la diputada del Parlamento Europeo Susana Solís, ha explicado que allí trabajan “para que Europa recupere su soberanía digital y tecnológica y eliminar la dependencia de terceros países”, lo que significa apostar e invertir en inteligencia artificial, la puesta en marcha de un espacio común de datos europeo, una estrategia para el 5G y por supuesto, significa invertir en innovación y en dotar a nuestros jóvenes y a todos los trabajadores en capacidades digitales.

 Reconstruir la competitividad a través de la tecnología

En la primera de las mesas redondas celebradas se ha debatido cómo la tecnología puede ayudar a reconstruir la competitividad española tras la pandemia de la COVID-19.

Los ponentes han coincidido en que es fundamental la colaboración público-privada, que la digitalización es un imperativo, que la tecnología puede protagonizar un cambio de modelo de país y que en España tenemos una situación privilegiada en el despliegue de redes.

Luis Abad, CEO de Altran, ha afirmado que para la salida de la crisis hay que potenciar los sectores más industriales de nuestro país. Tenemos, ha explicado, tecnologías para aplicar a sectores como la automoción para lanzar una cuarta revolución industrial. “Podemos crear nuevos modelos de negocio que hoy en día son inimaginables”, ha remarcado.

Por su parte, César Cid, CEO de Arca, ha incidido también en la importancia de buscar oportunidades en la crisis y ha citado tres cambios que hay que aprovechar: el e-commerce, el teletrabajo y el internet de las cosas. “La tecnología está”, ha apuntado antes de ofrecer datos como que en España en 2019 sólo un 58% de la población había comprado alguna vez por internet y tras el Covid-19, en mayo, se incrementó un 50% este tipo de transacciones.

“Nos falta tecnología por llegar, pero las redes están, los vimos en la pandemia”, ha recordado.

Fernando Ruiz, CEO de Deloitte, ha subrayado que el reto ahora es convertir la crisis en una oportunidad. Hay que invertir, a su juicio, en los dos vectores que está apuntando la UE, como son la transformación digital y la transformación energética. En el primer caso “partimos de una situación excepcional,  hemos sido el país europeo con mejor respuesta al reto del confinamiento y tenemos la red de fibra óptica mayor de toda Europa. Tenemos que convertir eso en una oportunidad” y el Gobierno tiene que poner en marcha planes de transformación digital, junto a las empresas.

Angeles Delgado, presidenta de Fujitsu España ha indicado que la transformación digital es un tema de personas, de competencias y actitudes, que se ha acelerado. “Hemos pasado de pensar que es algo bonito a saber que es algo estratégico para el país y las empresas”. Se hace imprescindible -ha dicho- generar un sistema de confianza en la propia tecnología, en la “confiabilidad de las transiciones”, y esa confianza “hoy por hoy no existe, lo que supone una responsabilidad para el sector”.

También Horacio Morell, presidente de España, Portugal, Grecia e Israel de IBM, ha insistido en que hay que ir mucho más lejos en la digitalización: “es un imperativo indiscutible”. Hay, no obstante, un gap en el despliegue de las capacidades. Por ejemplo, en materia de datos se sabe que entre el 70 y el 90% están infrautilizados.

“Tenemos modelos tecnológicos muy fragmentados y complejos”, ha afirmado antes de apostar por la construcción de un entorno, de un modelo tecnológico que nos permita avanzar de la manera adecuado.

Una tarifa social contra la brecha digital

Tras la mesa redonda, Ignacio de Orúe, director general de Personas, Comunicación y Relaciones Institucionales de Orange y Javier Roglá, vicepresidente ejecutivo del Banco Santander y CEO de Universia y de Santander Universidades, han explicado cómo funciona GarageLab, un espacio diseñado por los propios alumnos, donde se trabaja en las competencias digitales tanto para facilitar el acceso al mercado laboral como para motivar a los jóvenes.

Roglá ha señalado que la educación de los jóvenes es fundamental para la transformación digital y ha agregado que el proyecto GarageLab es “transformador”, ya que tiene resultados en la reducción de fracaso escolar y en una mayor empleabilidad de las personas.

Ignacio de Orúe ha anunciado además el lanzamiento de la Tarifa Social Orange, la primera tarifa convergente de un operador en Europa adaptada a las necesidades y recursos de los hogares más vulnerables. Estará vinculada al ingreso mínimo vital y tendrá un coste de algo menos de 15 euros/mes.

Educación

La sesión se ha cerrado con una mesa redonda sobre Educación y Empleo, en la que han participado Clara Sanz, secretaria general de Formación Profesional; Raúl Grijalba, presidente Ejecutivo de ManpowerGroup España; Lucía Figar, presidenta de IE Rockets y María José Talavera, directora general de VMware.

Para Clara Sanz, la educación y la formación profesional son un pilar esencial. Ha abogado en este sentido por una FP de calidad, próxima a la empresa, desde la colaboración público-privada y que sea relanzada y planteada como un continuo desde el sistema educativo hasta la formación continua de trabajadores y desempleados. Ha indicado que el borrador de la nueva Ley de FP estará antes de final de año.

Ha contado que las previsiones apuntan que en 2025 un 50% de los puestos de trabajo van a requerir una cualificación intermedia. Por eso es necesario, ha dicho, que un 20% de las personas con baja cualificación la consigan, y eso se consigue con la FP.

Por su parte, Raúl Grijalba ha analizado los retos a los que deben enfocarse las empresas: diversificación (más clientes, distintos, que vengan de un modo diferente) y la digitalización (como transformación en los negocios) y seguridad.

Lucía Figar ha explicado cómo desde el IE han dado un paso más para iniciar este curso con un nuevo método híbrido, en el que han “digitalizado cada una de sus aulas”, a las que asisten alumnos de 140 nacionalidades, dándoles la oportunidad de conectarse online y presencialmente.

Por último, María José Talavera ha defendido también el modelo híbrido, en este caso en el trabajo y ha contado cómo en su empresa se han “reeducado” para que el teletrabajo no fuera “trabajo a todas horas”.

Ha dicho que el modelo híbrido debería implantarse también en los colegios y disfrutar de las ventajas de este mix entre lo virtual y lo presencial, ya que se beneficia al medio ambiente, con menos emisiones de CO2 y la conciliación.

Descargar nota de prensa