La vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, y la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, han defendido hoy la transformación digital para mejorar la competitividad en las actividades económicas y la eficiencia en la gestión de los recursos.

Ambas ministras han intervenido hoy en el DigitalES Summit, en una sesión que ha abierto la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño.

“Desde nuestro ministerio estamos liderando la transformación digital del modelo productivo para avanzar hacia una economía 4.0”, ha afirmado Maroto, quien ha señalado que la crisis sanitaria ha acelerado cambios disruptivos en las actividades económicas, convirtiendo la digitalización en una oportunidad única para adaptar sus procesos, productos y modelos de negocio, incorporando tecnologías como la inteligencia artificial y el internet de las cosas o el Blockchain y generando mejoras de competitividad en toda la cadena de valor.

Ha recordado que desde su departamento se ha impulsado la transformación digital a través de programas como la Estrategia Nacional Industria Conectada 4.0, la Red de Destinos Turísticos Inteligentes o el Observatorio de Comercio 4.0.

 

Maroto ha defendido el trabajo colectivo para impulsar un modelo productivo más digital, sostenible e inclusivo, en la misma línea que la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica y el Reto Demográfico, quien ha puesto el foco en la gestión de los recursos y los residuos que genera esos aparatos digitales o la producción de esos aparatos digitales “tan importantes para nuestras vidas”.

El sector tecnológico se vuelve a reunir, por tercer año consecutivo, en la cumbre organizada por la Asociación Española para la Digitalización y patronal del sector, DigitalES, donde se dan cita las principales empresas, líderes de la transformación digital e instituciones para abordar los paradigmas de la digitalización. 

La ‘transición verde’

Tras la apertura de la segunda jornada, ha tenido lugar la mesa redonda “¿Cómo puede la tecnología ayudar a la “transición verde”?” en la que han intervenido Valvanera Urlargui, directora general de la Oficina Española de Cambio Climático; Manuel Mateo, deputy head of Unit, Cloud and Software (European Commision); Javier Goyeneche, presidente y fundador de Ecoalf; José Bogas, consejero delegado de Endesa; Carles Navarro, director general de Basf España y Laura Díaz, professor of Climate Change Policy, Department of Land Economy, (University of Cambridge).

La directora de la Oficina Española de Cambio Climático ha afirmado que el binomio transición ecológica y digital es fundamental para la salida y la recuperación de la crisis. Ha relatado cómo desde el Gobierno se trabaja en una respuesta única, acelerando la transición ecológica, con una nueva economía que debe “despojarse de la antigua”.

Ha asegurado que la transición digital tiene un papel de gran importancia ya que la digitalización puede ayudar a muchos procesos que son contaminantes: en el transporte, la edificación, la agricultura o la industria. Y ha fijado retos: la digitalización tiene que poner en el centro de su política a la sostenibilidad y aprovechar esas grandes oportunidades que genera el sector para tener unas ciudades más limpias o un transporte más descarbonizado.

A su juicio, España debe poner encima de la mesa unas cartas de presentación para atraer inversiones de la UE, un reto para el que el sector, ha dicho, está preparado.

Manuel Mateo ha subrayado, en la misma línea, todo lo que la digitalización puede hacer por el medio ambiente y ha pedido que “las TIC sean más amigas del medio ambiente”.

Ha contado, como ejemplo, cómo se puede reconvertir un sector como el de los fertilizantes, cuyo uso puede reducirse un 15% con las TIC, y ha apostado porque los vendedores de estos productos cambien su modelo de negocio y pasen de vender producto a vender servicio, con lo que ellos mismos serán los primeros interesados en reducir el uso de fertilizantes.

La experiencia de Javier Goyeneche en la creación de Ecoalf ha servido para conocer un caso de éxito con una marca de moda sostenible a partir del reciclaje.

Goyeneche ha desvelado cómo en su compañía la innovación es uno de los tres pilares en los que se asientan todos sus proyectos, junto a la sostenibilidad y el diseño y ha hecho una llamada de atención sobre un sector, el de la moda, donde se fabrican camisetas de 3 euros (que consumen 2.500 litros de agua) que acabarán en un vertedero en año y medio.

Desde el sector energético, el consejero delegado de Endesa ha asegurado que no hay elección posible entre economía y medio ambiente. “No habrá crecimiento económico si no es sostenible en un sentido amplio y del cambio climático”.

Sostenibilidad que, para Bogas, debe ser inclusiva y justa, sin dejar a nadie atrás. “No hay ninguna empresa que si no es sostenible pueda tener futuro”, ha apostillado, antes de contar cómo en Endesa, una empresa que nació con el carbón, han evolucionado a una energía limpia, apostando por la construcción de centrales renovables.

El director general de Basf España ha señalado por su parte que la industria química es un pilar esencial de la economía circular, con fuertes inversiones, como las que ha realizado su compañía (2.100 millones de euros) para crear soluciones que den respuesta a retos como la protección del clima.

Ha hecho referencia a los Objetivos de Desarrollo Sostenible para hacer un llamamiento a la acción. “Nos quedan 10 años de los ODS y no estamos ni a una tercera parte del camino, por ello hace falta un compromiso de empresa, sociedad, Gobierno, asociaciones y consumidores para que el tiempo que nos queda lo podamos aprovechar de forma efectiva”.

Por último, Laura Díaz ha remarcado que el sector tecnológico es responsable de entre el 2 y el 3% de las emisiones, comparable con el sector de la aviación. Ha abogado por descarbonizar la electricidad y ha destacado cómo en los centros de datos se consume el 1% de la electricidad mundial, un sector donde, sin embargo, su altísimo crecimiento no ha sido equivalente a un incremento en las emisiones gracias a la eficiencia energética.

Cambio de paradigma

La mesa redonda ha dado paso a las intervenciones del Alto Comisionado para la España Nación Emprendedora, Francisco Polo, y el presidente de la Comisión de Asuntos Jurídicos del Parlamento Europeo, Adrián Vázquez.

Polo ha apostado por ir más allá de la digitalización “ante el cambio radical de paradigma motivado por la pandemia”. A su juicio, “debemos lanzar nuestra mirada hacia un reto más ambicioso: ser la próxima nación emprendedora. Debemos construir un nuevo modelo económico que nos haga ser más innovadores, más productivos y más resilientes ante crisis como la que estamos atravesando”.

Por su parte, Vázquez ha apuntado que la modernización y la tecnología no son un lujo accesorio, sino una herramienta básica y necesaria en las sociedades del siglo XXI. ”Tenemos que avanzar hacia una economía para el futuro basada en los datos, el petróleo de nuestra generación, que genere más valor y mejor empleo para nuestros ciudadanos y nuestras empresas. España tiene mucho potencial. España puede, pero tiene que querer y tiene mucho por hacer”, ha añadido.

El auge de las Infraestructuras

La segunda de las mesas redondas ha puesto el foco en el gran desarrollo de las infraestructuras que requiere el sector tecnológico durante la próxima década. La construcción de pequeñas células, centros de datos, redes de fibra óptica, cableado submarino, torres de difusión y almacenamiento en la nube debe ser acelerada.

La apertura ha corrido a cargo del secretario de Estado de Telecomunicaciones, Roberto Sánchez, quien ha indicado que la digitalización es un instrumento para una economía más inclusiva y más verde, una herramienta para afrontar el reto demográfico y para ayudar a fortalecer nuestro sistema de bienestar.

Ha recordado cómo si en el siglo XX fueron las infraestructuras civiles (carreteras, ferrocarriles) el objeto de las inversiones, hoy son las infraestructuras digitales las protagonistas, con la fibra óptica o las redes 5G, que deben ser la base de una sociedad más inclusiva y ha asegurado que España debe ser el hub digital de la Europa del sur.

En el debate, conducido por Rodrigo Orihuela, jefe de Corresponsalía de Bloomberg; han intervenido Franco Accordino, head of Investment in High-Capacity Networks, European Commision; Miguel Ángel Panduro, CEO de Hispasat; Robert Assink, CEO de Interxion; Esther Garcés, CEO de Islalink; José Antonio Vázquez, CEO de Onivia y Mario Martín, CEO de Telxius.

Accordino ha insistido en la importancia de llevar la conectividad de calidad a las zonas rurales y ha felicitado a España por su buen rendimiento en conectividad, 5G y redes de capacidad.

El CEO de Interxion ha abogado también por convertir a España en un hub digital transfronterizo, lo que supondría invertir en centros de datos algo más de 2.000 millones de euros, con un efecto sobre el PIB de 24.000 millones y en la creación de 7.300 puestos de trabajo.

Ha adelantado además que su compañía ha adquirido un terreno de 14.550 m2 de espacio para la expansión estratégica de sus centros de datos de Madrid.

Por su parte, Esther Garcés ha destacado la importancia de los cables submarinos. El 98% del trafico internacional viaja por ellos, ha explicado, antes de pedir una mayor colaboración público-privada para atraer inversión en este sector.

Mario Martín ha coincidido con el resto de ponentes en que si algo ha dejado claro la pandemia es la importancia de la conectividad y la calidad de las redes mientras que Panduro ha ido más allá pidiendo dar ahora un paso más para buscar factores de mejora y no caer en la autocomplacencia.

José Antonio Vázquez se ha referido por su parte a la propuesta de valor de su compañía, con una plataforma de acceso a la red “neutra y eficaz”.

La segunda jornada del Summit se ha cerrado con una conversación entre  Meinrad Spenger, CEO del Grupo Masmovil; y Olaf Díaz-Pintado, CEO de Goldman Sachs Spain.

Spenger ha apuntado que “digitalización significa más habilidad, más calidad, más flexibilidad, más usabilidad y más eficiencia” y ha reiterado lo que durante toda la jornada se ha repetido por parte de los ponentes: que “el rendimiento de las redes en España es la envidia de toda Europa”.

Para Díaz-Pintado las infraestructuras son fundamentales en cualquier sector. Son, ha dicho, una parte de la cadena de valor percibida como más estable, razón por la que se producen grandes adquisiciones en el sector de las telecomunicaciones.