Actualidad / Blog

Las playas más seguras: drones que salvan vidas

La tecnología y la digitalización se encargan de impulsar nuestra economía, mejorar nuestra formación y dinamizar el mercado laboral, pero también de cosas tan sencillas como de que podamos disfrutar de las playas en verano. Lo que antes era una rareza, ahora es casi cotidiano. Cada vez más playas cuentan con un servicio de vigilancia con drones que permite garantizar la seguridad de los bañistas.

Sin recopilar datos de carácter personal –el reconocimiento facial está estrictamente prohibido-, estos drones permiten conocer al momento el aforo real de las playas, pero también acercar chalecos salvavidas a bañistas en apuros de forma rápida y segura, acercándose a lugares donde muchas veces no puede llegar un socorrista, o no al menos en el plazo de tiempo necesario para un rescate.

El pasado 5 de julio, uno de los drones que vigila la costa de Sagunto evitó la muerte de un niño de 14 años al lanzarle un chaleco salvavidas cuando las olas amenazaban con hundirlo. El menor pudo agarrarse al chaleco hasta la llegada de los servicios de emergencia de la localidad valenciana, que acudieron en moto de agua para rescatarle y llevarlo a la playa.

Es uno de los primeros casos este verano, pero lo cierto es que este sistema de vigilancia cada vez puede verse en más playas españolas. Solo en la Comunidad Valenciana, el año pasado se evitaron seis ahogamientos en acciones directas de rescate, gracias a los 851 vuelos que se llevaron a cabo sobre un total de 2.137 kilómetros de costa

drones playas

Consistorios como los de Benalmádena o Fuengirola (Málaga), Ribadesella (Asturias), Isla (Cantabria) o Cartagena (Murcia), fueron pioneros en vigilar sus playas desde el aire, pero hay un amplio número de ayuntamientos recurren a estos servicios. Sagunto lo hace desde 2017 y la Playa de Muro, en Mallorca, desde 2018, aunque la gran mayoría de playas incorporaron este servicio a raíz de la pandemia, a partir del año 2020.

Y es que los drones sirven también para controlar el aforo de las  playas, algo especialmente útil en tiempos de distanciamiento social, pero también si eres de los que no les gustan las aglomeraciones. Algunos de estos datos se pueden consultar en directo a través de una app, como los de la playas de Benalmádena o de Mijas, en Málaga. Así puedes decidir si te interesa o no acercarte antes de salir de casa.

De 0 a 60 km/h en seis segundos a carga máxima

Aunque hay distintos modelos de dron, la mayoría son capaces de alcanzar velocidades muy altas en un corto espacio de tiempo. Es el caso del modelo Auxdron LFG, que tiene una aceleración máxima de 0 a 60 km/h en seis segundos a carga máxima y total estabilidad de frenado.

Este modelo está compuesto de un altavoz para avisar de su presencia, el chaleco salvavidas y una cámara para seguirlo desde tierra, aunque se puede personalizar a demanda. Tiene una resistencia a vientos de 50 km/h, protección de arena y lluvia y utiliza un sistema de entrega de dos chalecos salvavidas mediante un fusible mecánico para la liberación controlada, con lo que garantiza la flotabilidad a la víctima.

drones salvan vidas

Además de en Sagunto, donde funciona desde 2017, este dron se encuentra en las playas de Alboraya, Cullera, Gandía, Jávea, Denia, Benidorm y Guardamar del Segura.

Otro modelo, capaz de despegar de su base en solo cinco segundos y llegar a una velocidad de 85 kilómetros por hora al lugar donde se está detectando la emergencia, se emplea este verano en las playas de Burriana, Vinaròs, Peñíscola, Moncofa, Alcalà de Xivert y Oropesa.

Los drones que están cambiando nuestro verano

Aunque pocas historias son tan llamativas como la del dron que salva vidas en las playas, lo cierto es que estos vehículos no tripulados, apoyados por  tecnologías habilitadoras como el 5G, están cada vez más presentes en nuestras vidas, haciendo, por ejemplo, que los tomates que comemos en verano sean cada vez mejores y más sabrosos.

Es el caso de dos proyectos piloto liderados por Orange de los que ya os hablamos recientemente en el podcast de DigitalES: la explotación agrícola Rajalu, y en Galicia, en la explotación Agroamb. Ambos van encaminados a optimizar la producción y mejorar la calidad de la fruta, al mismo tiempo que contribuimos a la sostenibilidad medioambiental.

En estos dos casos, el uso de sensores fijos en el terreno y drones con cámaras multiespectrales y de alta resolución, conectados mediante un nodo central con 5G, permiten a los agricultores optimizar recursos y obtener productos de mayor calidad, contribuyendo además al ahorro de agua y a la sostenibilidad medioambiental.

 

5G fruta

Otro caso relevante es el desarrollado por Grupo Masmovil, Cellnex Telecom, Mobile World Capital Barcelona y SITEP bajo la iniciativa ‘5G Barcelona’ para luchar contra los incendios. Esta labor requiere disponer de información global sobre el área afectada, así como conocer la posición de los diferentes efectivos que intervienen. Para ello es de gran utilidad el uso de un dron, que aporta la visión área, junto con el procesado de la información para la geolocalización del fuego y de los bomberos en campo.

El piloto del dron permite la asistencia remota en extinción de fuego y control perimetral gracias al control de drones, la retransmisión de imágenes y la lectura de sensores de temperatura. De esta forma, ofrece el envío de imágenes georreferenciadas, con escala de temperaturas y posición de los efectivos desplegados en campo, a través de una red de comunicaciones de banda ancha para su visualización en tiempo real.