Actualidad / Blog

6 empresas que multiplicaron su valor gracias a la innovación disruptiva

La disrupción es la nueva normalidad. Esto no debería ser un dolor de cabeza ni una causa de pánico para nadie, sino el impulso necesario para emprender un apasionante viaje de transformación. Así explica Iván Bofarull, Chief Innovation Officer de Esade, el ‘Moonshot Thinking’, un  modelo mental que antepone las mejoras exponenciales (10x) a las incrementales (+10%).

El también escritor explicó en Las mañanas del Mañana, el ciclo de conferencias organizadas por DigitalES, los cimientos en los que se sostiene este modelo, encaminado a transformar la innovación disruptiva en una oportunidad y citó los ejemplos de 6 empresas que ya lo han logrado a nivel mundial. Estos son algunos de sus sorprendentes logros.

  1. Relativity Space

Se trata de una empresa creada por ex empleados de Blue Origin y SpaceX que trabaja para llevar a cabo el primer lanzamiento de pruebas de su cohete Terran 1 en 2020.

La particularidad del Terran es que será un cohete que será fabricado en un 95% mediante impresión 3D. Emplear estos procesos permite reducir el número de piezas de un cohete de unas 100.000 a aproximadamente 1.000.

  1. Redefine Meat

Es una empresa israelí que imprime carnes basadas en vegetales. La carne “sin animales” que fabrica esta compañía está creada a partir de ingredientes bastante sencillos: tres fuentes de proteínas procedentes de plantas, grasa y agua.  En lugar de utilizar para ello la extrusión o la presión, Redefine Meat emplea la impresión 3D para dar a sus productos una textura más sabrosa y realista.

La empresa considera que la industria de la carne es la más ineficaz del planeta, pues los 1.000 millones de animales para ganado consumen más agua que todos los humanos del planeta, generan más de 10% de la contaminación ambiental, comen suficiente para alimentar a la humanidad entera y ocupan tanto espacio que han generado graves problemas ambientales. Todo ello, plantean, puede resolverse con la impresión 3D.

  1. Zeleros Hyperloop

Uno de los casos más conocidos en España por sus raíces valencianas. El hyperloop es un vehículo que pretende convertirse en la mejor alternativa para cubrir de forma eficiente rutas de entre 400 y 1.500 kilómetros, con especial foco en la reducción del coste de infraestructuras y en la seguridad para los pasajeros.

Zeleros tiene como principal objetivo diseñar y desarrollar nuevas tecnologías de hyperloop para conseguir un transporte más sostenible y eficiente, permitiendo en el futuro viajar a velocidades de 1000 km/h con energías limpias, y combinando lo mejor de la industria aeroespacial y el ferrocarril por medio de un sistema de tubos despresurizados.

innovación disruptiva

  1. Gojek

Es una empresa indonesia que empezó compitiendo con Uber por el mercado local, con el que se hizo rápidamente al adaptarse mejor ofreciendo motos en lugar de coches. Pero pronto se transformó y empezó a ofrecer múltiples servicios más allá de la movilidad, entre los que destacan algunos financieros como Gopay o Gobills.

Los usuarios de Gojek ahora pueden contratar a través de esta app más de 20 diferentes tipos de productos y servicios: entrega de comida a domicilio; masajes; video-streaming de películas y series; juegos online; pagos digitales…

En la actualidad, el 54% de la población de Indonesia ya cuenta con teléfonos móviles, lo que supone cerca de 140 millones de personas.

  1. Waymo

La compañía de coches autónomos surgida de Google ya he mejorado en algunos puntos las capacidades de un conductor humano y permite, por ejemplo, ver una señal de stop a 500 metros de distancia.

Su última generación ha conseguido, además, reducir a la mitad el coste de fabricación de los vehículos.

  1. All Nippon Airways

La aerolínea más grande de Japón pretende reinventar los viajes, eliminando los aviones de la ecuación y agregando robots de telepresencia.

Para ello, ha presentado newme, un robot similar a una tableta sobre un poste en vertical situado encima de una estructura móvil. Estará a disposición de las personas que no puedan o no quieran subirse a un avión, para que realicen un viaje de un día de duración a alguno de los destinos de la aerolínea.

Con ello pretende abolir las colas, asentar las vacaciones virtuales y revolucionar el turismo y la comunicación. Un caso especialmente disruptivo si consideramos que está impulsado por una aerolínea, que busca con ello crecer más allá de sus clientes y de la competencia.