Actualidad / Blog

5 preguntas para entender cómo se va a desplegar el 5G y qué cambios nos traerá

Cada vez falta menos para que se subasten las bandas de espectro de 5G. Previsiblemente, el proceso tendrá lugar durante el primer trimestre del año 2020 y ello permitirá que esta tecnología empiece a llegar a los ciudadanos de forma masiva y podamos disfrutar de sus ventajas, pero… ¿en qué consiste exactamente y qué cambios traerá a nuestras vidas?

¿Qué es y para qué sirve?

El 5G no será una simple nueva generación de telefonía móvil, sino más bien el habilitador fundamental para la transformación digital de la sociedad y el desarrollo de la cuarta revolución industrial.

No tiene nada que ver con lo que supuso el paso del 3G al 4G. Supondrá un incremento sin precedentes en el número de dispositivos conectados, los volúmenes de transferencia de datos y las capacidades de gestión remota en tiempo real.

5G

Todo ello, que se conseguirá gracias a un incremento de la velocidad y reducción de la latencia, será esencial en ámbitos como el industrial, redes de distribución (agua, electricidad, etc) o la gestión del tráfico (en un entorno donde el coche autónomo, los semáforos e incluso las señales de tráfico requieren de una conexión y tiempo de respuesta rápida) o sanitario (teleasistencia en operaciones a distancia) o del entretenimiento (realidad virtual, realidad aumentada o juegos en tiempo real).

En un escenario donde los móviles serán solo otro dispositivo más de los millones conectados, las redes 5G son por absolutamente imprescindibles para el desarrollo de Internet de las Cosas (IoT) o la conducción autónoma.

Las bandas de frecuencias que se utilizan para 5G, ¿son las mismas que las que se usan actualmente?

Sí, las bandas de frecuencias que se utilizarán para 5G son las que ya se venían utilizando para otros fines además de para las tecnologías de redes móviles existentes en la actualidad. La tecnología 5G se desplegará en tres bandas de frecuencia clave para brindar mayor cobertura e incluir todos los casos de uso apuntados anteriormente. Las tres bandas son por debajo de 1 GHz, entre 1-6 GHz y por encima de 6 GHz.

Porciones de algunas de estas bandas se utilizan en la actualidad para la difusión de la TDT, servicios de radiolocalización, radioenlaces de transporte de señal de televisión, etc… por lo que en algunos casos es necesario un proceso de liberación de servicios en partes específicas de las bandas para que estas puedan ser utilizadas por el 5G.

Las tecnologías 4G y 5G coexistirán y se complementarán en cuanto a prestaciones y capacidad durante bastantes años. Así, el 4G tendrá una cobertura en todo el territorio nacional, mientras que el 5G irá desplegándose gradualmente según la demanda de uso.

¿Qué tipos de antenas se usan para el 5G?

5G usará antenas MIMO (entrada múltiple, salida múltiple) que tienen múltiples elementos o conexiones para enviar y recibir simultáneamente más datos. Su funcionamiento es parecido a los routers WIFI MIMO actuales.

El beneficio para los usuarios es que pueden garantizar un alto rendimiento a un mayor número de terminales conectados a la red al mismo tiempo.

4G cambia a 5G

¿Serán necesarias más antenas de las que hay actualmente?

Sí, las antenas actualmente instaladas no están diseñadas para operar en las frecuencias en las que se desplegará el 5G. En las bandas de menos de 6 GHz, estas antenas que proporcionarán un uso mucho más eficiente de la potencia utilizada y consumo energético, se ubicarán en principio en los emplazamientos e infraestructuras ya desplegadas, lo que no implica a priori un aumento en el número de estaciones.

Si el futuro lo requiere, al igual que ha ocurrido con otras tecnologías, se ampliará el despliegue con nuevas estaciones base o soluciones tipo small cell en banda 26Ghz si la capacidad o cobertura lo requiere.

¿Por qué hacer proyectos pilotos con el 5G?

Al igual que sucedió con las anteriores tecnologías: 2G, 3G y 4G, los proyectos piloto para el despliegue experimental de redes 5G tienen como objetivo permitir la validación de las nuevas capacidades de la red, el desarrollo de aplicaciones y casos de uso reales.

La realización de pruebas pilotos 5G son un elemento crítico y estratégico para facilitar en el futuro el despliegue masivo de las redes y servicios 5G y su adopción por los distintos sectores económicos