Actualidad / Blog

Mentorizar el debate universitario: una experiencia productiva para todos

El pasado 3 de octubre se celebró la final de la Liga de Debate Universitario. Era la décima edición de un certamen que, en esta ocasión, tuvo como ganador a la Universidad de Alcalá de Henares, entre otros retos por construir de manera eficiente una respuesta argumentada a la siguiente pregunta: ¿está España preparándose para una digitalización sostenible social, ambiental y económicamente?

Era la cuestión que cerraba la fase final de un concurso en el que participaron 58 equipos de 26 universidades universidades y en el que DigitalES participó como entidad colaboradora, miembro del Jurado y como parte del equipo de mentorización que preparaba a los estudiantes para debatir, argumentar y exponer en público sus conclusiones.

Así, la patronal tecnológica puso a disposición de los participantes expertos de hasta 13 empresas, que les ayudaron desde su experiencia a plantear el reto de la digitalización en nuestro país. Una iniciativa pionera que fue del agrado de todos los implicados: estudiantes, organizadores y empresas implicadas.

“Nuestra experiencia en la profesión les sirve para identificar obstáculos o puntos ciegos en su planteamiento, así como puntos fuertes del mismo en los que pueden apoyarse más de lo que creían a priori. Sirve para dar a conocer por ejemplo situaciones o problemas que para nosotros pueden ser cotidianos y con los que lidiamos de manera habitual, pero que los estudiantes no son conscientes de ellos”, dice Fernando Corredor, de Nokia, quien, como todos los mentores que han participado en la experiencia no dudaría en volver a repetirla.

“Algo que es fundamental para ellos y les complementa muy bien es que con nuestra experiencia les damos un punto de realidad. Los estudiantes y mentees están preparadísimos, estudian, se informan, investigan y documentan muchísimo, y desde las empresas, profesionales que nos enfrentamos a diferentes desafíos, problemáticas y realidades todos los días, les ayudamos a aterrizar toda esa información que ellos tienen”, dice Carolina Levinton, de Ericsson.

La experiencia en sentido inverso

Pero la mentorización no ha sido solo una iniciativa en una sola dirección. Con sus preguntas, sus inquietudes y su modo de pensar los estudiantes han servido también de ayuda a las empresas, que han conocido de primera mano cómo piensan y discurren aquellos que un futuro no tan lejano pueden ser sus empleados.

“El equipo nos aportó ilusión y muchas ganas de aprender. Nos hizo repasar las ventajas e inconvenientes de la sostenibilidad en la digitalización, invitándonos a reflexionar sobre ello y dándonos diferentes puntos de vista desde los que se puede tratar el tema. Además, durante la sesión se mostraron muy implicados y atentos. Ha sido un placer ayudarles”, dice José Antonio Jiménez, de Deloitte.

“Hemos podido conocer la visión que de nuestra empresa se tiene en la universidad. Conocer las inquietudes de estudiantes que en breve van a salir al mercado laboral y saben que opciones pueden tener y lo que implica de pros y contras de cada una: sector público o privado, empresa grande o pequeña, empresa final o consultora …”, añade Javier Val, de everis (NTT Data)

Debate Universitario

Cualidades de un mentor

Sergio González Roldán, que en el último año ha mentorizado a 4 empresas de forma voluntaria, resume las cualidades que, desde su punto de vista, debe tener un buen mentor. “Debe contar con experiencia previa, saberla conectar con las circunstancias del mentee y compartir esos conocimientos. En las formas, el mentor debe ser capaz de ayudar y motivar al mentee haciendo que él sea capaz de resolver cualquier duda o problema”, explica.

Para el experto en Transformación Digital de la consultora Nae, el mentor debe ser capaz de empoderarlo y lanzarle retos y mantenerlo siempre motivado. “En cuanto a soft skills creo que un buen mentor debe tener inteligencia emocional, mucha empatía, escucha activa, flexibilidad, paciencia… y muchas ganas de ayudar de forma desinteresada para sí mismo”, subraya.

Tras la participación en el evento, todas las compañías coincidieron en la importancia de acercar a los estudiantes las oportunidades que ofrece el sector tecnológico y despertar vocaciones STEM. Así es por ejemplo en Ericsson, compañía que forma parte del programa de la UNESCO Coalición Mundial para la Educación, y que en España, imparte desde hace muchos años charlas en institutos y colegios con un objetivo: impulsar una educación inclusiva y que ningún estudiante y por consiguiente su talento, se quede atrás.

“Para nosotros en Ericsson es fundamental seguir trabajando en estos ámbitos y continuar participando en eventos como esa Final de la Liga de Debate en la que, con nuestra experiencia y conocimiento hacemos todo lo necesario para lograr que la sociedad y los más jóvenes conozcan mejor la importancia de las destrezas TIC de cara a los retos del futuro”,  afirman.

Por su parte, González Roldán (Nae), asegura que “los nuevos estudiantes vienen ya con el chip digital puesto. “Ya todas las carreras son digitales y tecnológicas de alguna manera. Porque los estudiantes lo son. Los estudiantes ya tratan temas de forma cotidiana como la digitalización de las empresas y cómo la tecnología puede ayudarnos a resolver los retos de futuro”, señala.

“Creo que solo falta un empujón, algo de motivación, un poco de pedagogía para romper estigmas… para que las carreras STEM tengan una nueva oportunidad entre los jóvenes. Carreras muy necesarias para nuestro ecosistema productivo del país y con mucho futuro para estos jóvenes, que están preparadísimos para conseguir lo que se propongan”, concluye.