Actualidad / Blog

España emerge como potencia en programación de aplicaciones

#SabíasQue… En 2021 nos descargamos 435.000 apps cada minuto y le dedicamos 4,8 horas diarias a su uso en dispositivos móviles y tablets. Solo en el mes de octubre, se crearon 79.111 nuevas apps. Son datos de App Annie que corroboran la revolución social y económica que ha supuesto la irrupción de los dispositivos móviles inteligentes en la última década.

En este contexto, la formación en desarrollo de aplicaciones móviles es lógicamente muy demandada. Según la empresa especializada internacional GeekHunter, la necesidad de profesionales en este sector se ha disparado hasta un 600% en 2021, lo que la convierte en una de las profesiones con más futuro.

Otro informe, en este caso elaborado por Apli Mobi-Apps Iberoamérica, señala que el mercado de aplicaciones móviles en España debería acabar 2022 con 450.000 profesionales. Por su volumen, su competitividad y, sobre todo, por la calidad de sus códigos, España se posiciona ya como una potencia en programación de aplicaciones.

En los últimos años, las marcas han aprendido a distinguir entre apps móviles nativas o de internet móvil, por ejemplo. Las primeras aportan claras oportunidades para la fidelización, mientras que las aplicaciones web pueden contribuir a la captación de nuevos leads. Son canales complementarios, para estrategias de negocio diferenciadas, que en cualquier caso van a continuar en boga en nuestro país. No en vano, España es uno de los países con mayor penetración de conectividad móvil y en el que el peso de los dispositivos de gamas medias y altas es superior -estos tienen mayor capacidad de almacenamiento y, por tanto, permiten descargar más cantidad de apps-.

aplicaciones apps

Cursos para desempleados

Hoy nos detenemos en el proyecto formativo ‘Apps Factory’, auspiciado por el Servicio de Ocupación de Cataluña y el Fondo Social Europeo, y desarrollado -valga la redundancia- por el Grupo Aspasia. Se trata de un programa dirigido a desempleados menores de 30 años, de ocho meses de duración que lleva cinco ediciones en Barcelona. La última de ellas, que arrancó en fechas cercanas al MWC 2022 y concluirá en octubre, cuenta con medio centenar de alumnos, que ya están aprendiendo a desarrollar aplicaciones móviles bajo la tutorización de grandes empresas del sector de las TIC.

El programa ‘Apps Factory’ se divide en tres grandes fases. En primer lugar, se orienta a los participantes a través de sesiones individuales y grupales, así como mediante visitas a empresas del sector mobile. La segunda fase basa su estrategia en dos itinerarios formativos para la formación en el diseño UX/UI y marketing digital y para la programación híbrida y Android de aplicaciones móviles.

Por último, se lleva a cabo la fase de creación de aplicaciones móviles, en la que los jóvenes desarrollan su propia aplicación con el objetivo de impulsar su incorporación laboral en el mercado de trabajo. Aquí, el reto consiste en integrar sus avances y conocimientos en equipos de trabajo y simular un entorno laboral real. En octubre se dará a conocer la app ganadora, entre todas las desarrolladas durante estos 9 meses.

En ediciones anteriores, el 35% de los jóvenes participantes obtuvieron una inserción laboral inmediata al acabar la formación, y otro 30% en un plazo inferior a 6 meses.

Grupo Aspasia prevé replicar el modelo en otras comunidades autónomas, empezando por País Vasco, cuya primera edición – sin límite de edad y para desarrollo web multimedia y desarrollo full-stack– se está celebrando desde el pasado noviembre.

Cursos para personas en ERTE

Otra opción formativa interesante, en este caso dirigida a personas afectadas por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE), es el curso gratuito de programación en dispositivos móviles de Grupo ATU. Se imparte online y tiene una duración de 150 horas. Esta formación está muy enfocada en el desarrollo en Android, aunque hace también una breve referencia a dispositivos iOS.

 


Información relacionada:

> Selección ‘Digitalízate’: 9 cursos para actualizar sus competencias digitales