Actualidad / Blog

ENTREVISTA: Andrea Lorenzo (Nae), una economista enamorada de la fibra

CRACKS DE LA TECNOLOGIA #5

‘CRACKS de la tecnología’ es una serie semanal de entrevistas, a través de la que queremos dar voz a esos profesionales TI que son absolutos genios de la tecnología en España. Queremos saber de ellos/as, conocer y reconocer el trabajo que realizan en estas empresas; saber qué les apasiona y qué consejos guardan para aquellos/as que vendrán detrás.


 

Andrea Lorenzo es consultora en Nae. Estudió Administración y Dirección de Empresas, pero cuando descubrió el sector de las telecomunicaciones, le conquistó. En la actualidad lidera el área de Calidad del Dato en el proyecto de despliegue de fibra hasta el hogar (FTTH), esos “detalles finales” que son decisivos para mucha gente. Por eso, aunque sus clientes son las operadoras, nunca pierde de vista qué necesita el usuario final.

También coordina diferentes equipos externos para que las herramientas de software que manejan en esta consultora cumplan con las necesidades de los clientes. Su misión, en definitiva, es contribuir a mejorar la experiencia de los ciudadanos a través de la información de calidad.

Como veremos, esta joven inquieta representa los mejores valores de una generación que salió al mercado laboral en plena crisis financiera y que está dispuesta a trabajar duro por hacer un mundo mejor. Para esta millennial, no es más leal quien sigue a rajatabla un guion, sino quien se cuestiona las cosas, observa aquello que se puede mejorar y lo hace posible.

 

P.- ¿Qué significa “calidad del dato” en el contexto de la FTTH?

Es entender el proceso de despliegue de fibra, la información que se maneja en él, la repercusión de los mismo y cómo afecta a los objetivos de la empresa. Al final un valor muy importante de una compañía de telecomunicaciones es la capacidad de ofrecer la mejor calidad de conexión al mayor número de clientes potenciales, y el hecho de que un dato sea incorrecto o incoherente puede acabar en clientes que no pueden contratar, insatisfechos y costes para para la compañía.

Un ejemplo de esto son las webs de los operadores, donde la información sobre qué hogares tienen cobertura fija FTTH debe corresponderse exactamente con la distribución del edificio para que las personas que vivan ahí puedan contratar. En definitiva, nuestro trabajo es asegurar que la información disponible para la compañía y usuarios sea correcta, fiel a la realidad y coherente en todos los sistemas y bases de datos.

comillas

Era muy motivador aprender algo nuevo todos los días. No tardé en darme cuenta de que quería quedarme en este sector

 

P.- ¿Cómo acaba una economista en el mundo ‘telco’?

R.- Durante la carrera, tuve la oportunidad de hacer prácticas en varios sectores: seguros, movilidad y finalmente telecomunicaciones. Por supuesto, yo no tenía ni idea de cómo funcionaba una red FTTH pero, lejos de asustarme, creo que eso fue un aliciente. Era muy motivador aprender algo nuevo todos los días. A medida que iba sabiendo más, volvía sobre la documentación de días o semanas anteriores, y me sorprendía al comprobar que ahora comprendía cosas que antes habían pasado inadvertidas. No tardé en darme cuenta de que quería quedarme en este sector.

 

P.- El sector que servirá de base para las sociedades del futuro…

R.- Así es, y ni siquiera somos capaces de imaginar ese futuro. Dentro de veinte años, no sabemos qué tecnologías [de comunicaciones] usaremos, pero posiblemente seguiremos avanzando hacia redes más y más rápidas, que proporcionen una calidad de Internet cada vez mayor.

comillas

Estamos llevando conexiones FTTH a poblaciones donde todavía no las había, y eso resulta muy satisfactorio

 

P.- El trabajo en esta industria, ¿es tan gris como podría aparentar a simple vista?

R.- En absoluto. Se maneja una jerga muy técnica que puede asustar en un primer momento, pero a medida que vas entendiendo qué hay detrás de todas esas siglas y anglicismos, descubres que al final todo se reduce a proporcionar a la gente todas las oportunidades sociales, económicas, laborales, culturales… que trae consigo la conectividad. Estamos llevando conexiones FTTH a poblaciones donde todavía no las había, y eso resulta muy satisfactorio.

FTTH fibra Nae

Andrea Lorenzo, responsable de Calidad del Dato en el proyecto de despliegue de FTTH.

 

P.- ¿Cuánta gente componéis el equipo de Calidad del Dato en despliegue FTTH, dentro de Nae?

R.- En Nae tenemos una organización flexible con varios equipos especializados en la calidad del dato, y el número de integrantes lo adaptamos según las especificaciones y necesidades del cliente, proyecto u operador. Otro factor que tenemos en cuenta, son las líneas de actividad que se llevan a cabo en cada fase del proyecto, por lo que estos equipos pueden variar desde equipos con 5 integrantes hasta 20. Actualmente cuento con un equipo de 6 personas pero hemos llegado a ser más de 10, además de un equipo externo que también coordino que igualmente varía entre 2 y 6 desarrolladores de software.

 

P.- ¿Cómo de difícil os resulta encontrar los perfiles que buscáis?

R.- Un perfil que encaje 100% en lo que necesitas es prácticamente imposible de encontrar. Si lo que buscas es, por ejemplo, una persona que entienda de FTTH, que sepa de gestión de datos, que conozca las herramientas que gestionan esos datos…, es muy complicado. Más sencillo, y a la postre más efectivo, es fijarse en las habilidades soft del candidato/a: alguien que tenga curiosidad, ganas de aprender y de trabajar, y una mente muy abierta para enfrentarse a los retos que se vaya encontrando.

Al final un CV, por sí solo, no te dice nada. Y menos si hablamos de perfiles jóvenes, con poca experiencia profesional y que todavía no tienen claro qué camino les gustaría seguir. Por eso, creo que resolver el déficit de especialistas tecnológicos que existe en España pasa necesariamente por que las empresas se vuelquen en la formación interna. Esa formación de las empresas ayudaría a captar el talento que acabará encajando a la perfección en las diferentes posiciones.

Después hay que saber retener ese talento, apoyándolo para que crezca tanto personal como profesionalmente, favoreciendo la movilidad interna, permitiendo que promocione…  Si no les ofreces ese tipo de oportunidades, los mejores profesionales acabarán yéndose a otra empresa.

 

P.- ¿Has sentido que existe una sensibilidad hacia la igualdad de género en el sector tecnológico?

R.- Esta es una profesión igualmente accesible para hombres y mujeres. Es más, la innovación lleva implícita la diversidad y esto se consigue, a su vez, con equipos de gente diversa, en todos los sentidos. Creo que las empresas del sector en España buscamos activamente perfiles que se complementen entre sí y que piensen de maneras diferentes, porque de esa combinación de experiencias e ideas saldrán productos y servicios más valiosos. No podemos perder de vista que la tecnología es de todo el mundo y para todo el mundo.

comillas

La innovación lleva implícita la diversidad y esto se consigue, a su vez, con equipos de gente diversa, en todos los sentidos

 

P.- Descríbenos tu trayectoria. ¿Cómo llegaste a un ámbito tan específico como es la calidad del dato en un despliegue de redes?

R.- Mi primer trabajo en Nae consistía en generar los ficheros con la información sobre a qué hogares iba llegando la cobertura de fibra hasta el hogar. Esa información se cuelga en las páginas web de los operadores y es imprescindible para que un cliente pueda darse de alta. Me di cuenta de que los datos contenían errores y quise averiguar por qué ocurría eso, dónde estaba el origen de esos errores y qué podía hacer yo al respecto. A partir de esas tres preguntas, empecé a investigar y acabé coordinando mi equipo actual.

El motivo por el que también coordino a los desarrolladores externos es porque averigüé que, muchas veces, el origen de la inconsistencia en los datos estaba en que las herramientas no enlazaban bien con el resto de los sistemas, o necesitaban nuevos desarrollos, nuevas mejoras…

 

P.- Actuaste por iniciativa propia.

R.- Es que había campos vacíos, información duplicada, inconsistente… Estaba segura de que había un origen y de que podíamos hacerlo mejor. Simplemente, necesitaba saber de dónde venían esos errores. ¡Era casi una cuestión de amor propio!

FTTH fibra Nae

 

P.- Con un dato fiable y tan granular, que llega a detallar qué hogares españoles tienen FTTH, ¿qué oportunidades se abren?

R.- Para empezar, lo más evidente: las operadoras pueden saber qué hogares son ya serviciables (clientes potenciales). Una información duplicada, no normalizada, un hogar que no sea único (que aparezca nombrado de diferentes maneras en las distintas bases de datos o herramientas)… Todo eso es insostenible para una compañía, en este caso, para una operadora.

Es decir, no se trata sólo de que los ciudadanos puedan acceder a una información fiable. Estos datos también sirven, por ejemplo, para que las empresas puedan acometer una mejora del servicio y que las posibles incidencias se resuelvan mucho más rápido, para facilitar el proceso de contratación, para diseñar campañas comerciales y de marketing, etcétera. Es una información vital para estas empresas.

comillas

El 5G permitirá dotar de conectividad a las zonas rurales en donde los despliegues de FTTH no son asumibles por tratarse de poblaciones con poca densidad y muy dispersas

 

P.- Por último, hablemos del futuro. ¿Qué perspectivas le deparas al FTTH, una vez que el 5G stand-alone sea un estándar prevalente?

Ambas tecnologías convivirán, se complementarán y en ningún caso competirán por el mismo servicio ya que el 5G y el FTTH no son equiparables. Por un lado, el FTTH está más enfocado a ofrecer al usuario internet de alta velocidad, así como conexiones estables y de calidad en nuestros hogares o empresas. Mientras tanto, el 5G impactará más en los dispositivos, la movilidad o el IOT. Además, el 5G permitirá dotar de conectividad a las zonas rurales en donde los despliegues de FTTH no son asumibles por tratarse de poblaciones con poca densidad y muy dispersas, que son prácticamente imposibles de llevar a cabo o el hacerlo supondría un coste demasiado elevado, de un Internet de calidad y alta velocidad.