Actualidad / Blog

#CienciaenelParlamento: ¿deben los científicos intervenir en los debates políticos?

En 2018 un grupo de investigadores planteó a través de Twitter la necesidad de dotar al Parlamento de una oficina permanente de asesoramiento científico. De esa propuesta nació la iniciativa ciudadana #CienciaenelParlamento, de la cual la patronal DigitalES es orgullosa colaboradora.

Decía Rosalind Frankin que “la ciencia y la vida ni pueden ni deben estar separadas”. Y tenía razón, si bien en ese combo deberían incluir también la tecnología y la regulación, en tanto el entorno regulatorio juega un papel fundamental para incentivar -o desincentivar- la innovación.

Ciencia en el Parlamento es un proyecto para acercar los datos y el conocimiento científico a los diputados, fomentando una regulación más efectiva y positiva en estos ámbitos, que en última instancia revierta en beneficios para toda la sociedad. Está constituido como asociación independiente y sin ánimo de lucro, y en ella participan ya 170 instituciones.

ciencia en el parlamento

Crece el interés social por la ciencia

La iniciativa ha echado ya a rodar, coincidiendo con una pandemia que ha colocado la ciencia y la tecnología en la primera línea de las agendas social y política de nuestro país.

Para comprobar hasta qué punto esta sensibilidad es compartida con el conjunto de la ciudadanía, recurrimos a una nueva encuesta del Eurobarómetro, según la cual más de dos terceras partes de los europeos (68%) consideran que los científicos deberían intervenir en los debates políticos para garantizar que en las decisiones se tengan en cuenta las pruebas científicas. Igualmente, casi tres cuartas partes (72 %) de los encuestados piensan que los gobiernos deberían garantizar que las nuevas tecnologías beneficien a todos.

Y es que la crisis del Covid-19 ha acelerado muchas de las tendencias sociales y tecnológicas que veníamos viviendo, provocando que el interés de los ciudadanos europeos por la ciencia y la tecnología de un nuevo impulso. Así, de acuerdo con los datos del Eurobarómetro, 8 de cada 10 habitantes de la UE (un 82%) afirman tener un elevado nivel de interés por estas disciplinas, mientras que un porcentaje aún mayor (un 86%) estiman que su influencia es claramente positiva.

En cuanto a los datos concretos en España, esta encuesta revela que el interés por la ciencia se sitúa en nuestro país por encima de la media europea. Así, si el 82% de los europeos confiesa tener un elevado interés por la ciencia, en España ese porcentaje se sitúa en un 86%, habiendo crecido significativamente desde el año 2010.

encuesta Ciencia España

Es relevante también el mayor interés registrado en España por la ciencia entre la gente joven y entre las mujeres, más interesadas que sus vecinas europeas en los nuevos descubrimientos científicos y los desarrollos tecnológicos. Así, un 41% de las mujeres revelan este interés, muy por encima del 26% que registra la media europea.

Los resultados del Eurobarómetro están en consonancia con el creciente interés por nuevos descubrimientos médicos en Europa, que ha aumentado del 82% al 86% desde 2010. Según este estudio, los ciudadanos europeos tienen una visión positiva de los científicos y de las características que los definen, como la inteligencia (89%), la fiabilidad (68%) y el carácter colaborador (66%).

La encuesta, realizada a más de 37.000 personas en la UE y países adyacentes, revela asimismo cuáles son las tecnologías que, según piensan los europeos, tendrán un efecto más positivo en nuestro modo de vida durante los próximos 20 años: la energía solar, las vacunas y la lucha contra las enfermedades infecciosas y la inteligencia artificial.

Por último, aunque más de la mitad de la población europea piensa que China, Estados Unidos y Japón están por delante en cuanto a descubrimientos científicos, la gran mayoría (un 85 %) cree que el interés de los jóvenes por la ciencia será esencial para garantizar la prosperidad futura.