Tag: Realidad Aumentada

Hacia el viñedo digital

España es el viñedo del mundo. Un 13% de las plantaciones vinícolas que existen en la Tierra están en nuestro país, que lidera además las ventas a nivel mundial. 22,1 millones de hectolitros en 2017, según el Observatorio Español de los Mercados del Vino. Aunque España es el tercer productor a nivel mundial, la competitividad de los precios hace que en ventas supere a sus principales competidores, Italia y Francia.

Mantener esta posición de privilegio no es sencillo, así que las más de 4.000 bodegas existentes en nuestro país están acometiendo procesos de digitalización para mantenerse en la cresta de la ola. Drones, apps, sensores, satélites o robots forman ya parte del día a día de un oficio milenario que, sin embargo, sigue tan vivo como siempre. 

El uso de los drones es ya una realidad en la agricultura. Empresas como la española Agromapping son las responsables de la nueva “agricultura de precisión”. Analizando las imágenes captadas por los drones, son capaces de relacionar la información y ofrecer datos sobre algunas variables como recomendaciones de abono, poda o riego de parcelas para determinar las causas de variabilidad y planificar acciones de mejora.

Por su parte, la Realidad Aumentada, que permite agregar información virtual al mundo físico, se ha concretado ya en aplicaciones como la argentina Kadabra o la española Tío Pepe, que invitan a los consumidores a interactuar con el producto. 

El mapa de la digitalización se completa con robots como el presentado por la Unidad Politécnica de Valencia en el marco del proyecto Vinescout. Se trata de un robot autónomo de monitorización que ayuda a los productores de vino a medir los parámetros clave del viñedo, incluido el estado del agua de la vid, la temperatura de la hoja/copa de la vid y el vigor de la planta. Este nuevo robot combina visión 3D con sensores de ultrasonidos e inteligencia artificial, lo que se traduce en una conducción más precisa. 

Las cifras hablan por si solas. Según un estudio de EAE, los habitantes de Baleares consumen una media de 26 botellas al año, liderando un ranking en el que les siguen de cerca los catalanes, con 25 botellas al año, y los valencianos, con 24 botellas por persona. Curiosamente, los que menos consumen son los de regiones tan asociadas al vino como La Rioja y Extremadura, con 19 botellas anuales.  

Son cifras, con todo, muy lejanas al consumo de países como Italia, Portugal y Francia, líderes en el consumo de vino. Mientras que los italianos consumen 45,28 litros al año, los baleares –líderes en España- apenas llegan a 19,07 litros por personas. 

Y es que España es ante todo un país productor, donde se elabora el vino que después se bebe en Europa y en el resto del mundo. Especialmente, en Castilla-La Mancha, donde se concentra el 53% de la producción. Extremadura y Cataluña, con un 9,3 y un 7,6% completan un triángulo en el que se concentra el 70% del producto. 

Big Data, Drones y Realidad Aumentada 

No es extraño por ende que sea allí donde se están viendo los proyectos más novedosos en cuanto a digitalización se refiere. ¿Y en qué puede ayudar la tecnología al sector vitivinícola? Pues fundamentalmente aplicando sus adelantos en Big Data, Realidad Aumentada y el uso de Drones.

Las ventajas del Big Data son irrenunciables, ya que permite recibir y procesar una gran cantidad de información sobre la humedad de los viñedos o la calidad del aire gracias a diferentes dispositivos y sensores encargados de la recolección de datos. Así funciona por ejemplo la plataforma Bynse, que permite controlar el estado actual y las necesidades futuras de los viñedos. 

Realidad aumentada, la tecnología que acabará con las pantallas

Según Villegas, para que esto llegue es necesario desarrollar dispositivos más pequeños que las actuales gafas, todavía muy aparatosas. En contra de la percepción habitual, el responsable de Nokia explicó que la Realidad Aumentada no tiene que llegar siempre a través de las gafas, sino que se puede desarrollar a través de audio, con auriculares, o con holografías, como hemos visto en alguna película de ciencia ficción.  

El caso es que los resultados sean creíbles, y el cerebro sienta como real aquello que se proyecta o recrea. Así, en la demo se citó como caso de éxito el realizado por Mercedes, que grabó por las calles de Madrid un recorrido similar al del Jarama. Una vez en el circuito, mientras un piloto profesional conducía a máxima velocidad, los copilotos veían en las gafas las imágenes del centro de Madrid, a 300 km/h. La sensación, dicen los que la probaron, es de extremo realismo, como podemos ver en este video
.

Imagínate que circulas por un atasco. Un camión, delante de ti, no te deja ver absolutamente nada. Te pones entonces tus gafas de realidad aumentada y “borras” el camión para ver lo que hay detrás, lo que produce el embotellamiento. Es alguno de los usos y aplicaciones a los que tendremos que acostumbrarnos en un futuro que, dicen, los expertos, no está tan lejano.

Así lo contaba ayer Álvaro Villegas, Head of Bell Labs Spain Nokia, en la nueva demo del #ForoIN organizada por asociación tecnológica DigitalES, donde aseguró que la Realidad Aumentada es el motor de la 4ª Transformación Digital, tras los cambios auspiciados por la consola del ordenador, el ratón y el smartphone.

En esta línea, el experto señaló que la Realidad Aumentada es capaz de “poner cosas en nuestro mundo de forma tan natural que las pantallas van a dejar de ser necesarias”. Televisiones, pantallas de ordenador y móviles serían por tanto totalmente prescindibles.

Y es que las aplicaciones de la realidad virtual y aumentada no dejan de crecer, gracias en parte a los adelantos proporcionados por las cámaras 360, que con sus 8 lentes graban todo lo que tienen a su alrededor. El cambio es disruptivo, ya que el espectador de algún evento, como un concierto o un partido de fútbol, ya no sigue la mirada dirigida por el cámara o el realizador, sino que mira dónde él quiera. Tiene la sensación de estar allí.

Por su parte, Fernando Montesa, director de Digital Experience de Everis, repasó los distintos tipos de gafas o dispositivos, analizando tanto sus prestaciones como su diseño, aspecto muy importante para lograr la aceptación del público, y señaló que la realidad virtual ha pasado ya la fase de desilusión y está empezando a despegar.

Entre sus múltiples aplicaciones, Montesa destacó 4 puntos como los más importantes en la actualidad para las compañías: nuevo canal de marketing; creación de experiencias para cliente; mejoras en la eficiencia operacional y aplicaciones formativas. “El gran reto –concluyó- es crear nuevos mundos digitales que no sean un espejo de las reales”.