Tag: Big Data

Todo lo que la tecnología puede hacer por los ODS

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son el programa más ambicioso de la historia de la humanidad. Son 17 metas para cambiar el mundo, suscritas por 193 países, hace ahora 4 años. El horizonte para ello es el año 2030 y España se comprometió a que, en el año 2020, el 100% de la población estuviese al tanto de qué significan estos cambios y estén sensibilizados ante las transformaciones que comportan.

Aunque a menudo se asocian con la defensa del medio ambiente y el cambio climático, los 17 ODS van más allá, y se resumen principalmente en tres grandes objetivos: erradicar la extrema pobreza, combatir la desigualdad, y solucionar el cambio climático.

Y cómo no podía ser de otra manera, la digitalización juega un papel clave para la consecución de estos objetivos. Si la Transformación Digital es la palanca que mueve la economía y la sociedad del siglo XXI, también lo es a la hora de afrontar cualquier reto, máxime uno con tanto consenso como los 17 ODS.

ODS flora y fauna acuaticas

Cambiar el mundo a mejor es una prioridad para todo el sector tecnológico y así lo revelan informes como el elaborado por la International Telecommunication Union (ITU), la agencia de las Naciones Unidas especializada en las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Pero, ¿en qué pueden ayudar concretamente las tecnologías a construir un mundo menos pobre, menos injusto y más amigable con la naturaleza? Repasemos uno por uno los 17 objetivos para conocer qué puede hacer la digitalización por los ODS.

Gracias a los servicios financieros digitales, muchas personas están participando por primera vez en la economía digital. El acceso a los servicios financieros ha demostrado ser un paso fundamental para ayudar a las personas a salir de la pobreza.

Lucha contra el hambreLa digitalización ayuda a los agricultores a mejorar el rendimiento de los cultivos y la productividad empresarial a través de un mejor acceso a la información del mercado, previsiones meteorológicas, programas de formación y otros contenidos en línea adaptados a sus necesidades.

Los pacientes pueden contactarse con servicios de atención médica independientemente de su proximidad al centro asistencial.

Los trabajadores sanitarios pueden aprender y prepararse para brotes de enfermedades, identificar síntomas del paciente, seguir los protocolos de tratamiento establecidos, realizar diagnósticos remotos o acceder a la asistencia de expertos

Y el Big Data puede analizar tendencias y hacer proyecciones sobre brotes de enfermedades, uso del servicio sanitario, de los conocimientos y actitudes y prácticas de los pacientes.

Los dispositivos móviles permiten a los estudiantes acceder a los recursos de aprendizaje en cualquier lugar y momento. Los profesores los utilizan para formación y tutoría interactiva. De hecho, el aprendizaje móvil tiene la capacidad de ayudar a romper barreras económicas, diferencias entre las zonas rurales y urbanas y la desigualdad de género.

Las TIC pueden ofrecer grandes oportunidades para la igualdad de género permitiendo a todos tener acceso a los mismos recursos y oportunidades online. Proporcionan nuevas oportunidades para el empoderamiento económico de las mujeres creando oportunidades empresariales y laborales para mujeres como propietarias y gestoras de proyectos, así como trabajadoras.

Agua potable

La tecnología es especialmente relevante para una gestión inteligente del agua, facilitando la medida y el control del suministro, así como las intervenciones necesarias, y permitiendo a los profesionales del ámbito local garantizar una extensión equitativa y sostenible del agua y los servicios de saneamiento e higiene.

Energías renovables

La tecnología y la eficiencia energética se pueden conectar de dos maneras: «ecologizando las TIC» y «ecologizando a través de TIC». En el primer caso, las TIC se están transformando y desarrollando para ser más respetuosas con el medio. En el segundo caso, las soluciones habilitadas por TIC (por ejemplo, redes inteligentes, edificios inteligentes, logística inteligente y procesos industriales) contribuyen a transformar el mundo hacia un futuro más sostenible.

Empleo digno

Se debe priorizar el desarrollo de capacidades digitales en las estrategias de empleo juvenil y de emprendimiento de todos los países. No es simplemente que la mayoría de puestos de trabajo y negocios las requieren, sino que la digitalización está transformando la manera de hacer negocios en todas partes y creando nuevas oportunidades de trabajo.

La tecnología 5G dará soluciones escalables a todos los ODS. El acceso universal y asequible a internet debe ser el eje vertebrador de la economía del siglo XXI.

Desigualdad

La digitalización permite que los segmentos de la sociedad más vulnerables, incluidos los que viven con discapacidad, puedan acceder a la información y el conocimiento.

ciudades inteligentes

La Transformación Digital es esencial a la hora de ofrecer enfoques innovadores para gestionar las ciudades con más eficacia, a través de edificios inteligentes, una gestión inteligente del agua, sistemas de transporte inteligente y nuevas maneras de gestionar el consumo energético y los residuos.

El consumo responsable pasa por aumentar la des-materialización y la virtualización. La computación en la nube, las redes inteligentes, los contadores inteligentes y el consumo reducido de energía de las TIC tienen un impacto positivo en reducir nuestro consumo.

Cambio climático

La vigilancia por satélite tiene un papel fundamental en el seguimiento de la tierra, aportando información climática y meteorológica, previsión y sistemas de alerta temprana.

Esta tecnología ayuda a mitigar los efectos del cambio climático mediante sistemas de predicción y alerta rápida.

El seguimiento basado en satélite proporciona datos puntuales y precisos a nivel global, mientras que los sensores locales ofrecen actualizaciones puntuales en tiempo real. El Big Data nos permite analizar las tendencias a corto y largo plazo en términos de biodiversidad, contaminación, patrones meteorológicos, evolución de los ecosistemas y planificar actividades de mitigación.

Flora y fauna

La digitalización ayuda aquí de forme muy parecida a del ODS 14. Seguimiento por satélite y Big Data son indispensables para avanzar en la mejor conservación del ecosistema terrestre.

paz digital

La tecnología juega un papel determinante en la gestión de crisis, la ayuda humanitaria y la consolidación de la paz. La creciente utilización de datos abiertos (Open data) por parte de los gobiernos aumenta la transparencia, capacita a los ciudadanos y ayuda a impulsar el crecimiento económico. Las TIC también son esenciales en términos de mantenimiento de registros y de seguimiento de datos del gobierno y demografía local.

Cuando se producen desastres naturales o provocados por el hombre, las tecnologías son cruciales en la obtención, comunicación y transmisión de información precisa y oportuna, que permite reaccionar con una respuesta adecuada.

Por todo lo expuesto anteriormente, las TIC son cruciales para alcanzar todos los ODS, ya que son catalizadores que aceleran los tres pilares del desarrollo sostenible: el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental.

 

Hacia el viñedo digital

España es el viñedo del mundo. Un 13% de las plantaciones vinícolas que existen en la Tierra están en nuestro país, que lidera además las ventas a nivel mundial. 22,1 millones de hectolitros en 2017, según el Observatorio Español de los Mercados del Vino. Aunque España es el tercer productor a nivel mundial, la competitividad de los precios hace que en ventas supere a sus principales competidores, Italia y Francia.

Mantener esta posición de privilegio no es sencillo, así que las más de 4.000 bodegas existentes en nuestro país están acometiendo procesos de digitalización para mantenerse en la cresta de la ola. Drones, apps, sensores, satélites o robots forman ya parte del día a día de un oficio milenario que, sin embargo, sigue tan vivo como siempre. 

El uso de los drones es ya una realidad en la agricultura. Empresas como la española Agromapping son las responsables de la nueva “agricultura de precisión”. Analizando las imágenes captadas por los drones, son capaces de relacionar la información y ofrecer datos sobre algunas variables como recomendaciones de abono, poda o riego de parcelas para determinar las causas de variabilidad y planificar acciones de mejora.

Por su parte, la Realidad Aumentada, que permite agregar información virtual al mundo físico, se ha concretado ya en aplicaciones como la argentina Kadabra o la española Tío Pepe, que invitan a los consumidores a interactuar con el producto. 

El mapa de la digitalización se completa con robots como el presentado por la Unidad Politécnica de Valencia en el marco del proyecto Vinescout. Se trata de un robot autónomo de monitorización que ayuda a los productores de vino a medir los parámetros clave del viñedo, incluido el estado del agua de la vid, la temperatura de la hoja/copa de la vid y el vigor de la planta. Este nuevo robot combina visión 3D con sensores de ultrasonidos e inteligencia artificial, lo que se traduce en una conducción más precisa. 

Las cifras hablan por si solas. Según un estudio de EAE, los habitantes de Baleares consumen una media de 26 botellas al año, liderando un ranking en el que les siguen de cerca los catalanes, con 25 botellas al año, y los valencianos, con 24 botellas por persona. Curiosamente, los que menos consumen son los de regiones tan asociadas al vino como La Rioja y Extremadura, con 19 botellas anuales.  

Son cifras, con todo, muy lejanas al consumo de países como Italia, Portugal y Francia, líderes en el consumo de vino. Mientras que los italianos consumen 45,28 litros al año, los baleares –líderes en España- apenas llegan a 19,07 litros por personas. 

Y es que España es ante todo un país productor, donde se elabora el vino que después se bebe en Europa y en el resto del mundo. Especialmente, en Castilla-La Mancha, donde se concentra el 53% de la producción. Extremadura y Cataluña, con un 9,3 y un 7,6% completan un triángulo en el que se concentra el 70% del producto. 

Big Data, Drones y Realidad Aumentada 

No es extraño por ende que sea allí donde se están viendo los proyectos más novedosos en cuanto a digitalización se refiere. ¿Y en qué puede ayudar la tecnología al sector vitivinícola? Pues fundamentalmente aplicando sus adelantos en Big Data, Realidad Aumentada y el uso de Drones.

Las ventajas del Big Data son irrenunciables, ya que permite recibir y procesar una gran cantidad de información sobre la humedad de los viñedos o la calidad del aire gracias a diferentes dispositivos y sensores encargados de la recolección de datos. Así funciona por ejemplo la plataforma Bynse, que permite controlar el estado actual y las necesidades futuras de los viñedos.